15 de julio, 20222:23 PM

Necesitamos más desigualdad, no menos

Se nos bombardea regularmente con narraciones que pregonan los efectos devastadores de la desigualdad de ingresos en las sociedades capitalistas. Para muchos, la desigualdad es la historia económica emblemática del siglo XX y debe evitarse a toda costa. Pero la desigualdad sólo es problemática cuando es la culminación de políticas corruptas que conceden favores a grupos privilegiados. En realidad, la desigualdad impulsada por el mercado es la fuente del progreso desenfrenado.

Sin desigualdad, no puede haber progreso, ya que su ausencia sugiere que todos tenemos el mismo talento. (Archivo)

Al examinar la calidad de las ideas, los mercados recompensan a los individuos con talento y perspicacia por responder a las demandas de los consumidores. A diferencia de los privilegios impuestos por el gobierno, los mercados son observadores imparciales del valor. Las conexiones políticas son innecesarias para que los actores tengan éxito en el mercado libre; sólo la voluntad de emplear el talento propio para servir a los consumidores cosechará el éxito.

Sin embargo, dado que algunas personas tienen más talento que otras, los mercados producirán invariablemente desigualdades. Sin embargo, es probable que las desigualdades produzcan resultados positivos debido a la capacidad de los individuos con talento para mejorar el nivel de vida de la gente media. La mayoría de la gente carece de la capacidad de revolucionar la sociedad, pero por suerte para la gente corriente, las actividades de los individuos con talento desencadenan cambios económicos y tecnológicos que impulsan el crecimiento económico a largo plazo y crean oportunidades para que la gente corriente se incorpore a los círculos de élite.

Amazon convirtió a Jeff Bezos en un hombre rico, pero la entidad también ha transformado miles de pequeños negocios en empresas lucrativas al proporcionarles un lugar para comercializar sus productos en el mundo. De hecho, a través de su tienda, la empresa ha lanzado a cuarenta mil millonarios. El efecto dominó de Amazon es tan importante que incluso ha hecho que los clientes de sus afiliados tengan mucho éxito, como señala Celinne Dacosta en su artículo sobre Rasmus y Christian Mikkelsen:

Rasmus y Christian Mikkelsen son dos hermanos gemelos que rápidamente se convirtieron en pioneros en el espacio de publicación de libros y audiolibros de Amazon, habiendo publicado colectivamente más de 150 libros. La creciente industria motivó a los gemelos a cofundar PublishingLife.com, un negocio de educación en línea que ayuda a la gente común a escapar de su trabajo de 9 a 5. Con el uso del modelo de negocio de publicación de libros de los gemelos en Amazon, cientos de personas han sido capaces de lograr resultados que cambian la vida. Hasta la fecha, sus estudiantes han conseguido un total de 20 millones de dólares en ganancias verificadas.

Sin la desigualdad de talento, no existirían superempresas como Amazon y Google, y habría menos salidas para que la gente media creara riqueza. La desigualdad es beneficiosa para la sociedad, porque si todos fuéramos iguales, el mundo sería notablemente mediocre. Culturalmente, este mundo estaría desprovisto de maravillas artísticas y literarias, ya que la gente sería incapaz de llegar al nivel de William Shakespeare o Pablo Picasso.

Nuestra comprensión de la ciencia estaría igualmente deformada en ausencia de mentes como Galileo Galiei, Isaac Newton y Albert Einstein. Por desgracia, la vida en este reino de la mediocridad sería desagradable, brutal y corta. Morir de simples dolencias estaría a la orden del día, teniendo en cuenta que la sociedad carecería de personas con la curiosidad y el talento de hombres como Louis Pasteur y Alexander Fleming, que revolucionaron nuestra forma de tratar las enfermedades.

Más siniestro aún es que la ausencia de personas extraordinarias no provocaría la envidia benigna que suele motivar a las personas a mejorar sus circunstancias. Sin desigualdad, no puede haber progreso, ya que su ausencia sugiere que todos tenemos el mismo talento. Y si esto es así, no puede surgir la creatividad necesaria para que la sociedad avance.

Nunca olvides que cuando todos los hombres son igualmente competentes, ningún hombre puede ser excelente. Por ello, una sociedad verdaderamente igualitaria es aquella en la que todos somos igualmente mediocres y vivimos una vida por debajo del potencial de la humanidad.

Esta pieza fue originalmente publicada por el Instituto Mises

Las exigencias impuestas convierten a los notarios en agentes del CRIM por medio de la planilla que se rinde al Departamento de Hacienda. Lo interesante es que ni el CRIM ni Hacienda avalaron o respaldaron esta medida, señala Díaz Olivo


Ir arriba