1 de marzo, 20223:38 PM

La paz a través de la fortaleza requiere libertad económica

Ilustración: Martin Kozlowski

Estados Unidos no debe alejarse de sus principales ventajas: mercados libres y gobierno limitado.

A medida que EE. UU. convierte rejas de arado en espadas para una Segunda Guerra Fría, las lecciones de la primera pueden ser útiles para aquellos que quieran considerarlas. La política estadounidense de paz a través de fortaleza, el crecimiento económico impulsado por el mercado y el comercio abierto derrotó a la Unión Soviética. El conflicto emergente con China, a excepción de la amenaza militar a Taiwán, en el futuro previsible será casi exclusivamente económico. Eso lo hará diferente a los conflictos militares con la Unión Soviética y sus representantes en Europa del Este, Corea, Vietnam, Cuba e innumerables insurrecciones globales. Si Estados Unidos mantiene la paz a través de fortaleza, solo puede perder esta lucha renunciando a la fuente de su éxito económico: la libertad económica. 

Actualmente, China esta expandiendo el dominio del gobierno sobre su economía y sufre una reducción concomitante en el crecimiento económico, las valoraciones de las acciones tecnológicas y el empleo. Si el presidente Biden y el Congreso se salen con la suya, las políticas industriales y antimonopolio al estilo chino pronto llegaran a los Estados Unidos. El America Competes Act es el esfuerzo de la Cámara para superar el último plan quinquenal del Partido Comunista Chino. El proyecto de ley de 2,900 páginas haría sonrojar a un viejo comisario soviético. La versión del Senado del proyecto de ley es mejor, pero ¿por qué los republicanos intentarían competir con China de una manera que saben que no funciona cuando son grandes favoritos para recuperar el control del Congreso en noviembre? 

El éxito de los Estados Unidos en la economía mundial nunca ha dependido de políticas industriales o subsidios gubernamentales. Proviene de la relativa ausencia de la planificación y subsidios gubernamentales. Esto no es una noticia. El gobierno de Estados Unidos brindó apoyo a los esfuerzos de Samuel Langley, el mayor experto en aviación de la década de 1890, en su esfuerzo por convertir a Estados Unidos en el primero en vuelos propulsados. Su aeródromo tripulado se desplomó en el rio Potomac. Fueron los hermanos Wright, dos fabricantes de bicicletas sin subsidio, pero decididos de Dayton, Ohio, quienes volaron en Kitty Hawk, Carolina del Norte, y cambiaron el mundo. 

Siempre ha habido un elemento en la sociedad estadounidense que ve la intervención del gobierno en la economía como una fuente de progreso. “He estado en el futuro y funciona”, proclamó el periodista de la era progresista Lincoln Steffens después de una visita a la Unión Soviética en 1919. Los socialistas del Nuevo Trato se sintieron igualmente inspirados. Después de que el Japón de la posguerra logró 20 años de extraordinario éxito, con un crecimiento económico anual del 9.6% desde 1950 hasta 1972, muchos políticos estadounidenses intentaron emular el sistema japones, en el que el gobierno, los sindicatos y las empresas se reunieron para planificar el crecimiento.

Ahora, mientras el Partido Comunista Chino devasta la otrora temida industria china de alta tecnología y envía capital por el sumidero de las industrias patrocinadas por el gobierno, algunos estadounidenses nuevamente se sienten atraídos por el poder político que fluye de un sistema económico que no funciona. Ningún argumento lógico sobre la eficiencia los influirá, ya que la eficiencia nunca fue su objetivo. Pero ¿qué ha provocado una mayor participación del gobierno en la economía china? Solo una desaceleración dramática del crecimiento económico, la destrucción masiva de la industria de la tecnología, con una caída del valor de sus acciones de alrededor del 50%, y un enfoque regulatorio y antimonopolio basado en el principio de que solo el gobierno debe ser grande y poderoso. 

El gobierno no construyó América. Thomas Edison, Andrew Carnegie, J.P. Morgan, Bill Gates, Warren Buffett y millones de inversores, innovadores y pequeños empresarios de los que nunca has oído hablar hicieron eso. Ninguna nación puede sofocar el genio de alguien como Jack Mas y tener alguna esperanza de convertirse en la economía dominante del mundo. Con toda probabilidad, China tiene cientos de Jack Mas que nunca serán descubiertos mientras intentan hacer negocios bajo un sistema que un inversionista chino describió como “restringir esto, cancelar aquello, regular esto, censurar aquello”.

El mayor liberador económico del mundo de la posguerra fue Deng Xiaoping, no Margaret Thatcher o Ronald Reagan. Sus reformas a partir de 1978 convirtieron una economía china estancada y hambrienta en una potencia económica. Lo hizo reduciendo el papel del gobierno en la economía china, lo que permitió que la capacidad empresarial natural y el genio del pueblo chino generaran un milagro económico. Pero a medida que la libertad de mercado creció para desafiar el poder del gobierno, el Partido Comunista ahogó la libertad. 

China puede darle la espalda a su éxito, pero Estados Unidos no tiene que seguir su ejemplo. Si va a haber una competencia, que suceda en un campo de juego estadounidense, no en uno chino. En lugar de luchar para aprobar el proyecto de ley de competitividad menos malo ahora, los republicanos deberían centrarse en instituir una pausa en el gasto para detener la inflación y ganar las elecciones legislativas de 2022. Empoderados por el pueblo estadounidense, los republicanos podrían aprobar un proyecto de ley de competitividad el próximo año que haga permanentes los recortes de impuestos de 2017, imponga requisitos de trabajo para los adultos sanos que reciben beneficios de asistencia social, amplie el empleo, arregle la cadena de suministro de Estados Unidos y financie la investigación científica. 

Un Estados Unidos mas competitivo requiere resucitar y fortalecer los estándares fiduciarios para garantizar que los fondos mutuos y de jubilación actúen en interés de los inversores, utilizando cláusulas de apropiación para detener la extralimitación regulatoria y antimonopolio opresivo de los reguladores del Sr. Biden, levantando las cuotas de visas H-1B para permitir una mayor inmigración legal por parte de aquellos que tienen las habilidades que Estados Unidos necesita, y dar a cada graduando extranjero en áreas comerciales y técnicas clave tarjetas de residencia junto con los diplomas. El país necesita sus manos, mentes y corazones. 

Es hora de revitalizar el sistema que convirtió a Estados Unidos en el coloso económico mundial, gano la Guerra Fría y sacó a miles de millones de personas de la pobreza en todo el mundo, incluidos cientos de millones en China. Ninguna nación será tan productiva como los Estados Unidos de América mientras la economía estadounidense este impulsada por un gobierno limitado, libertad económica y mercados libres. 

Esta articulo fue publicado originalmente en ingles en WSJ

Ir arriba