31 de marzo, 20226:07 PM

La cultura de la pereza: la adicción de Puerto Rico a los fondos federales

Ahora que Puerto Rico ha salido del peso aplastante de una deuda gigantesca, ¿hacia donde se dirige? ¿Se profundizará más y más en la dependencia de los fondos federales, o se reactivará el crecimiento económico a través de la inversión privada creadora de empleo? Como lo expresó Heidie Calero, durante muchos años una de las principales economistas de Puerto Rico, en una columna reciente: ¿Es Operation Handout u Operation Bootstrap?

Como otros economistas isleños, se mostró enfadada y desconcertada cuando el 15 de marzo el gobernador Pedro Pierluisi y sus administradores celebraron que, habiendo salido de la bancarrota, Puerto Rico se encamina ahora a una era de “prosperidad”. Por supuesto, el plan de reestructuración de la deuda aprobado por la jueza de quiebras Laura Taylor Swain es motivo de celebración. En lugar de que el 25 por ciento del presupuesto total de la isla se destinara a pagar la deuda restante, ahora se ha reducido al 7 por ciento.

Pero liberar a Puerto Rico de la aplastante deuda y restaurar su crédito no traerá “prosperidad”. Solo la reactivación del crecimiento económico lo logrará. Y lo que es crucialmente importante, señala Calero, es que la Junta de PROMESA (la Junta de Supervisión y Administración Financiera de Puerto Rico, que elaboró ​​y consiguió que se aprobara el plan de reestructuración de la deuda) y la propia administración de Pierluisi están proyectando cero, en el mejor de los casos, exiguo, crecimiento económico hasta 2030. Esta es la verdadera noticia.

“No”, escribe Calero, “no estamos en el camino de la prosperidad si no enfrentamos esa realidad”. Sin crecer del 3 al 5 por ciento anual, Puerto Rico no podrá salir de la crisis fiscal y económica.

En cambio, lo que está sucediendo es una dependencia cada vez mayor de los fondos federales. El titular de un artículo reciente de The Economist es "El futuro de Puerto Rico se ve más brillante", pero significativamente no debido al crecimiento económico: "la economía crecerá un promedio de 0.5 por ciento anual hasta 2030", sino porque hay un "torrente” de nuevos fondos federales que fluyen hacia la isla. Después de que el Congreso aprobara $67 mil millones para ayudar a la isla a recuperarse del huracán María en 2017, la revista informa: “La actividad legislativa del presidente Biden en 2021… promete un torrente” de aún más fondos federales para Puerto Rico. De hecho, cerca de $20 mil millones más.

Y esto se suma a la ya enorme dependencia de Puerto Rico de los fondos federales para financiar numerosos programas gubernamentales vitales. En el nuevo presupuesto propuesto por el gobernador Pierluisi para el año fiscal 2022-2023, del total de $28.8 mil millones, $11.2 mil millones, o el 39 por ciento, proviene de fondos federales.

Como lamenta Calero en su columna: “Vivimos en la Operación Handout, consistiendo de política pública que depende de fondos federales para todo”.

Entonces, ¿por qué Puerto Rico no está trabajando duro para superar su creciente adicción a los fondos federales?

Otro economista que está enojado y desconcertado es Gustavo Vélez, quien comenzó una columna reciente: “Hace tiempo que trato de entender por qué casi la totalidad de las acciones gubernamentales y legislativas están dirigidas a penalizar al sector productivo (de Puerto Rico).” La consecuencia es obvia. Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU., escribe Vélez, el número de empresas privadas en Puerto Rico ha disminuido de 60,778 en 2006 a 46,181 en 2021.

Vélez escribe, quizás en tono de broma: “He consultado a sociólogos, psicólogos y otros profesionales tratando de sacar una teoría que explique el afán de la clase política por destruir las bases productivas de Puerto Rico”. Sin embargo, continúa, la respuesta no podría ser más evidente. La isla tiene una “tasa de participación laboral” de solo el 40 por ciento: entre las más bajas del mundo. Es decir, solo cuatro de cada 10 puertorriqueños que pueden trabajar están trabajando o buscando trabajo. El resto, el 60 por ciento, “está viviendo de lo que le dan los gobiernos local y federal”.

Entonces, Puerto Rico está en un “círculo vicioso”: cuanto mayor es el número de puertorriqueños que dependen de los fondos locales y federales, mayor es la “clase improductiva”, mayor es su poder político. “La clase política”, que incluye a todos los partidos, recurre a la “política populista” de tomar del “sector productivo” para dárselo al “sector improductivo”. En otras palabras, el incentivo político no es promover la “clase productiva” sino mimar a la “clase improductiva” promoviendo cada vez más fondos federales.

Para Calero, la salida de este “círculo vicioso”, de esta adicción al “dinero fácil con el menor esfuerzo”, está ante nuestros ojos.

Escribe: “Qué diferente era el Puerto Rico de los años 60, de la Operación Manos a la Obra, donde la educación era la clave para el éxito y para salir de la pobreza; donde el esfuerzo y el trabajo eran la norma; donde Puerto Rico, la 'casa pobre del Caribe', hambrienta de crecimiento y aspirante al desarrollo económico se convirtió en la 'Vitrina del Caribe'. Sí, siento nostalgia de ese Puerto Rico luchador y con visión de futuro, que no se conformó con fondos federales y que luchó con trabajo y educación para reducir la pobreza”.

Puerto Rico, por supuesto, siempre ha necesitado y seguirá necesitando fondos federales. Nadie está hablando de rechazar el gasto federal que brinda servicios vitales a los muchos puertorriqueños que lo necesitan. Nadie está diciendo que Puerto Rico deba dejar de luchar en el Congreso para lograr la paridad en programas vitales como Medicare y Medicaid.

El problema es la adicción, la dependencia total de los fondos federales “para todo”, y lo que le ha hecho a la cultura de Puerto Rico, a cómo se ven los puertorriqueños, a lo que es Puerto Rico. El problema es lo que yo llamaría la cultura de la pereza.

Yo creo que este nunca ha sido y no es el verdadero Puerto Rico; según el diccionario, una cultura de “renuencia a trabajar o esforzarse; pereza." Cuando pienso en la verdadera cultura puertorriqueña, pienso en mis padres, quienes no hicieron nada en sus vidas más que trabajar, desde los sofocantes cañaverales de Cabo Rojo hasta los barrios de Nueva York. Pienso en la antítesis absoluta de la pereza.

El crecimiento económico nunca ha sido fácil para Puerto Rico. Revivirlo será extremadamente difícil. Pero puede hacerlo si tiene la voluntad política de volver a su verdadero yo, su verdadera cultura, el Puerto Rico de la nostalgia de Calero: el Puerto Rico de Operation Bootstrap.

Esta pieza apareció originalmente en el  Caribbean Business


Ir arriba