27 de junio, 202211:00 AM

Cómo la privatización ha transformado el aeropuerto de San Juan

Solo he estado en San Juan, Puerto Rico, una vez, en el 2010. El aeropuerto parecía sacado de la década de 1950: pasillos en mal estado, una tienda de periódicos genérica, un restaurante genérico y algunas tiendas de recuerdos de mal gusto. Y esa era solo la visión superficial de un viajero. Los problemas subyacentes eran mucho más serios. El ex reportero del New York Times, John Tierney, investigó la situación y se enteró de que “en los días de lluvia, el techo goteaba, los pisos de los puentes de embarque desde las puertas hasta los aviones estaban plagados de agujeros y, a menudo, tomaba días o semanas reparar un inodoro roto.” Peor aún, el Sistema de Aterrizaje por Instrumentos (ILS sus siglas en inglés) no era confiable, debido a los árboles que interferían con sus señales. Por alguna razón, la FAA no había intervenido en este escandaloso problema de seguridad y los pilotos habían estado haciendo solo aproximaciones visuales durante años.

Todo eso cambió después de que el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín (SJU) de San Juan fuera privatizado en 2013. Esta fue la única privatización exitosa (a través alianza público-privada de arrendamiento a largo plazo) bajo el antiguo Programa Piloto de Privatización de Aeropuerto de la FAA. El postor ganador, Aerostar, inmediatamente cortó los árboles que bloqueaban el ILS y procedió a rediseñar los vestíbulos, instalar nuevos puentes de embarque e implementar un sistema de inspección de equipaje de última generación, al mismo tiempo que abrió el aeropuerto a una serie de nuevos comercios. Los cambios de los primeros tres años se documentaron en el artículo de Tierney en la edición de invierno de 2017 del City Journal del Manhattan Institute.

Todavía tengo que experimentar el aeropuerto transformado de San Juan, pero a menudo me he preguntado si las inversiones en curso de Aerostar continúan mejorando las cosas allí. Entonces, me complació saber que Jorge Hernández, CEO de Aerostar Airport Holdings, proporcionó una actualización el mes pasado en la conferencia GAD Americas, celebrada en San Juan. Lo que resumo aquí se basa en un artículo de Carole Hedden en Aviation Daily el 30 de mayo.

En su presentación, Hernández explicó que desde 2013 Aerostar ha invertido $296 millones en el aeropuerto. Según los términos del contrato de arrendamiento P3 de 40 años, Aerostar también realizó un pago inicial de $615 millones al gobierno de Puerto Rico y acordó una participación anual en los ingresos del 5 al 10% de los ingresos del aeropuerto como pagos de arrendamiento en curso. Su misión, acordada con la FAA y el gobierno de la Commonwealth, era rehabilitar y modernizar el aeropuerto para mantener su certificado Parte 139.

Las renovaciones aún tienen un camino por recorrer, gracias en parte al crecimiento de los viajes aéreos en SJU. Hernández dijo a los asistentes a la conferencia que Aerostar gastará otros $ 257 millones durante los próximos cinco años para realizar mejoras adicionales en la zona de operaciones, junto con mejoras adicionales en las terminales y mejoras en la seguridad.

Las principales aerolíneas que prestan servicios a SJU (American, Delta, JetBlue y Southwest) respaldaron la privatización ya que el acuerdo les dio una mayor certeza con respecto a las tarifas y cargos futuros, además de ofrecer un aeropuerto muy mejorado. Y los resultados de las mejoras son evidentes en el fuerte crecimiento de SJU desde 2013. Los embarques anuales en 2013 fueron 4.1 millones; ya se habían duplicado a 8.3 millones en 2016. Sin embargo, entre el huracán María en 2017 y la pandemia posterior, los embarques se desplomaron a 4.8 millones en 2020. Pero a medida que el turismo se recuperó en 2021, los embarques alcanzaron un récord de 9.7 millones, con 155 vuelos diarios. El tráfico internacional de carga y pasajeros ha aumentado un 230% desde 2013.

No tengo conocimiento de ningún aeropuerto de EE. UU. que esté cerca de la condición decrépita en la que se encontraba SJU antes del contrato de arrendamiento P3. Pero la experiencia muy positiva en San Juan ofrece un contrapunto a las suposiciones instintivas de que la privatización del aeropuerto se produciría a expensas de las aerolíneas y/o los viajeros aéreos. SJU se despolitizó a través de la privatización y, por lo tanto, quedó libre para operar como un negocio real, sirviendo a sus clientes de pasajeros y aerolíneas. Muchos aeropuertos de EE. UU., relativamente bien administrados, todavía están micro gestionados en diversos grados por los gobiernos de ciudades o condados. Estas gerencias aeroportuarias deben centrar parte de su atención en tratar con esos supervisores políticos, en lugar de centrarse en cómo servir mejor a sus clientes.

El antiguo Programa Piloto de Privatización de Aeropuerto fue ampliado por el Congreso a todos los aeropuertos de aerolíneas de EE. UU. en 2018 y se le cambió el nombre a Programa de Alianza de Inversión en Aeropuerto. La forma en que los arrendamientos a largo plazo P3 podrían afectar a otros aeropuertos de EE. UU. es el tema de un estudio de política de la Reason Foundation de 2021.

Esta pieza fue publicada originalmente en inglés en Reason Foundation


Ir arriba